Utilitarismo

¿Que es el Utilitarismo?

El utilitarismo es una filosofía muy secular que se originó en Gran Bretaña a finales del siglo XVIII, pero cuya influencia continúa hasta nuestros días. Es una de las varias filosofías habituales que se utilizan para evaluar la ética empresarial.

DESARROLLO HISTORICO

El utilitarismo se asocia con mayor frecuencia con Jeremy Bentham (1748-1832), James Mill (1773-1836 ) y su hijo, John Stuart Mill (1806-1873). De los tres, John Stuart Mill es considerado el exponente más brillante del utilitarismo, aunque también es conocido por otras importantes contribuciones al pensamiento intelectual del siglo XIX.

Jeremy Bentham terminó sus estudios de derecho en la Universidad de Oxford en 1763, pero nunca ejerció la abogacía. Su intelecto era inquisitivo y sumamente analítico y se preocupaba más por reformar las injusticias (como el sistema penal y la ley penal) que por ajustarse al statu quo. En este sentido, era típico de los filósofos de la Ilustración, que estaba en su cenit cuando Bentham inició su singular carrera. El discípulo de Bentham, James Mill, hizo mucho para dar a conocer sus ideas radicales en Inglaterra.

Bentham estuvo muy influenciado por el secularismo de la época. Rechazando el cristianismo por ser demasiado intuitivo e insostenible, buscó una explicación material para el bien y el mal, el bien y el mal. Encontró sus respuestas en los escritos de teóricos como el filósofo escocés David Hume (1711-76) y el filósofo francés Claude-Adrien Helv6tius (1715-71), quienes postulaban que la verdadera justicia era sinónimo del bien del conjunto. Bentham hizo de este principio, denominado el principio de la “mayor felicidad”, un criterio moral y la base de su filosofía de la reforma.

En Introducción a los principios de la moral y la legislación (1789), Bentham introdujo su doctrina “utilitaria”: la humanidad tiene dos amos, el placer y el dolor; nada es bueno excepto el placer, ni malo excepto el dolor. Promover el placer es el objetivo de la naturaleza humana y, por tanto, el objetivo de toda persona; por extensión, también debería ser el objetivo de la sociedad. Pero dado que los intereses individuales chocan dentro de cada sociedad, el objetivo de la legislación y el gobierno debe ser armonizar estos intereses en conflicto por el bien de todos.

Con el tiempo, la filosofía de Bentham sería criticada (nada menos que por John Stuart Mill) por ser excesivamente estrecha, reducir la naturaleza humana a un dolor y placer casi instintivos y no tener en cuenta los esfuerzos espirituales o las emociones de un individuo. Por lo tanto, aunque Bentham pretendía que el utilitarismo (una palabra que usó solo una vez) fuera aplicable tanto al individuo como a la sociedad, parecía más persuasivo como filosofía social. En este sentido, el utilitarismo ha tenido el impacto más profundo en el desarrollo del pensamiento jurídico.

Bentham se convenció de que el gobierno británico, controlado por un puñado de familias líderes, estaba influenciado únicamente por un estrecho interés propio. Con el tiempo, llegó a abogar por la abolición de la monarquía, el sufragio universal masculino y el gobierno del parlamento. Al hacerlo, no fue un promotor de la democracia; más bien, vio estos cambios (radicales para su época) estrictamente desde la perspectiva de la utilidad, o lo que era mejor para el conjunto.

Bentham se convirtió en el líder en Inglaterra de un grupo de radicales reformistas, incluido James Mill. Un clérigo insatisfecho que llegó a abandonar su religión, Mill se convirtió en el ardiente discípulo de Bentham y en un rígido intérprete del “benthamismo”. Su contribución única fue Análisis de los fenómenos de la mente humana (1829), en la que Mill intentó analizar el “principio del placer”, que muchos no utilitaristas rechazaron por hedonista y egoísta, una posición que intentó refutar. Este inusual estudio psicológico estaba saturado de ideología “benthamita” —no era original— pero contribuyó mucho a difundir las ideas de Bentham.

La mayor contribución de James Mill al desarrollo del utilitarismo parece haber sido su hijo, John Stuart Mill. El joven Mill se volvió un utilitarista rígido en su adolescencia, pero después de sufrir un ataque de nervios a los 20 años, llegó a la conclusión de que el utilitarismo era una teoría moral estéril y sobreintelectualizada que no dejaba lugar a la intuición ni a los sentimientos.

John Stuart Mill nunca rechazó la filosofía de su niñez, pero en su obra fundamental, Utilitarismo (1863), escrita en su mediana edad, revisó tanto la doctrina básica de Bentham que su libro pareció casi rechazarla. Propuso que la bondad no era necesariamente placentera; que la calidad del placer era más importante que la cantidad; y que había placeres “inferiores” y “superiores”, como los intelectuales, espirituales y emocionales.

La desviación más notable del utilitarismo tradicional o clásico fue el rechazo de John Stuart Mill a la economía del laissez-faire . Mientras Jeremy Bentham defendía la reforma política y social más que la reforma económica, un discípulo suyo, David Ricardo (1772-1823), expresó en 1817 la visión utilitarista de la economía en sus Principios de economía política. Ricardo abogó por la libre competencia económica, sin restricciones legislativas, como conducente al mayor bien para el mayor número. John Stuart Mill rechazó esta declaración clásica de economía del laissez-faire. Sus lecturas de los pensadores socialistas franceses lo llevaron a cuestionar la santidad de la propiedad privada y a abogar por una distribución más equitativa de la riqueza y la igualdad de oportunidades para todos. A pesar de su considerable revisión del utilitarismo clásico, John Stuart Mill nunca abandonó esta doctrina, que como filosofía social y jurídica ha seguido siendo influyente hasta el día de hoy.

APLICACIONES DE NEGOCIOS

El utilitarismo puede emplearse en cualquier proceso de toma de decisiones empresariales que busque maximizar los efectos positivos (especialmente moralmente, pero quizás también financieramente, etc.) y minimizar los resultados negativos. Al igual que con la formulación de Bentham, el utilitarismo en la ética empresarial se preocupa principalmente por los resultados más que por los procesos. Si el resultado conduce al mayor bien (o al menor daño) para el mayor número de personas, entonces se supone que el fin justifica los medios.

Así como John Stuart Mill objetó la versión más fría y básica de la teoría, los éticos empresariales modernos condenan los límites del utilitarismo como un análisis ético instructivo. Por ejemplo, Reitz, Wall y Love argumentaron que el utilitarismo no es una herramienta apropiada cuando los resultados afectan a un gran número de partes separadas con diferentes necesidades o en procesos complejos cuyos resultados y efectos secundarios no se pueden prever fácilmente, por ejemplo, implementar nuevos tecnología.

Hay una serie de filosofías éticas alternativas al utilitarismo que también se utilizan en los negocios. El formalismo, asociado con el filósofo Immanuel Kant (1724-1804), es un sistema basado en reglas de principios éticos que se aplican a cada paso del proceso que conduce al resultado, e incluye. En otras palabras, el fin es justo si los medios también lo son. Esto a veces también se denomina universalismo, ya que el método intenta aplicar estándares éticos universales de manera consistente en todas las prácticas comerciales, en contraste con el relativismo de la ética utilitarista. Aunque los académicos no están de acuerdo sobre su relación exacta con el utilitarismo (algunos argumentan que pueden coexistir), el formalismo se cita con frecuencia como lo opuesto al utilitarismo. Bajo formalismo, una acción empresarial que pasa las pruebas éticas en cada etapa se considera ética; si las reglas o principios se violan en el camino, la acción no es ética independientemente del resultado.